los que no llevan la cuenta

jueves, 4 de noviembre de 2010

Sesenta en el XXI

Si miramos con cuidado podemos detectar la aparición de una franja social que antes no existía: la gente que hoy tiene alrededor de sesenta años. Es una generación que ha pateado fuera del idioma la palabra "sexagenario", porque sencillamente no tiene entre sus planes actuales el hecho de envejecer.
Se trata de una verdadera novedad demográfica parecida a la aparición en su momento, de la "adolescencia", que también fue una franja social nueva que surgió a mediados del siglo veinte para dar identidad a una masa de niños desbordados en cuerpos creciditos, que no sabían hasta entonces dónde meterse, ni cómo vestirse.
Este nuevo grupo humano que hoy ronda los sesenta, ha llevado una vida razonablemente satisfactoria. Son hombres y mujeres independientes que trabajan desde hace mucho tiempo y han logrado cambiar el significado tétrico que tanta literatura rioplatense le dio durante décadas al concepto del trabajo. Esta gente buscó y encontró hace mucho la actividad que más le gustaba y se ganó la vida con eso. Supuestamente debe de ser por esto que se sienten plenos...algunos ni sueñan con jubilarse.
Dentro de ese universo de personas saludables, curiosas y activas, la mujer tiene un papel rutilante. Ella trae décadas de experiencia de hacer su voluntad y de ocupar lugares en la sociedad que su madre ni habría soñado con ocupar. Esta mujer pudo sobrevivir a la borrachera de poder que le dio el feminismo y en determinado momento de su juventud en el que los cambios eran tantos, pudo detenerse a reflexionar qué quería en realidad.
Algunas se fueron a vivir solas, otras estudiaron carreras que siempre habían sido exclusivamente masculinas, otras eligieron tener hijos, otras que fueron periodistas, atletas, o crearon su propio "YO S.A.". Pero cada una hizo su voluntad.
Reconozcamos que no fue un asunto fácil y todavía lo van diseñando cotidianamente. Pero algunas cosas ya pueden darse por sabidas, por ejemplo que no son personas detenidas en el tiempo; la gente de sesenta maneja la compu como si lo hubiera hecho toda la vida. Se escribe, y se ve, con los hijos que están lejos y hasta se olvidan del viejo teléfono para contactar con sus amigos y les escriben en e-mail sus ideas y vivencias.
Por lo general están satisfechas de su estado civil y si no lo están, no se conforman y procuran cambiarlo. A diferencia de los jóvenes; ellos conocen y ponderan todos los riesgos.
La gente de 60 comparte la devoción por la juventud y sus formas superlativas, casi insolentes de belleza, pero no se sienten en retirada. Compiten de otra forma, cultivan su propio estilo...Ellos no envidian la apariencia de jóvenes astros del deporte, o de los que lucen un traje Armani, ni ellas sueñan con tener la figura tuneada de una vedette. En lugar de éso saben de la importancia de una mirada cómplice, de una frase inteligente o de una sonrisa iluminada por la experiencia.
Hoy la gente de 60, como es su costumbre, está estrenando una edad que todavía NO TIENE NOMBRE, antes los de esa edad eran viejos y hoy ya no lo son, hoy están plenos física e intelectualmente, recuerdan la juventud, pero sin nostalgias, por que la juventud también está llena de caídas y nostalgias y ellos lo saben.
La gente de 60 de hoy, celebra el sol cada mañana y sonríe para sí misma muy a menudo...Quizás, por alguna razón secreta que sólo saben y sabrán los de sesenta en el siglo XXI.



PD:      Me lo mandó un Hombre , me pareció interesante y se los quiero Compartir.
(sin tener sesenta ,podemos igual reflexionar.)





25 comentarios:

40añera dijo...

Tiene toda la razón yo lo vivo día a día a través de mi chico el ya ha pasado los 60 y nadie dice que este hombre que me acompaña tenga la edad que tiene, su mente es joven y sus ganas de vivir lo llevan a un escalon por delante de cualquiera, te contaría mil cosas pero el tus palabras relejan mucho de lo que yo vivo a diarío a su lado
Un besote

Fabiana dijo...

Excelente escrito!

Es tal cual, la gente de 60 tiene otro espíritu, otra onda..

Muchas veces veo en la calle a mujeres que rondan esa edad y me fascina verlas tan coquetas(mucho mas que yo.. :P), elegantes y, sobretodo, con una jovialidad envidiable que mas de una vez me encantaría tener.
Y eso que tengo 43.. :S

Pero lo mejor es que aquellos que tienen esa edad disfrutan(creo yo por lo que he visto), mucho mas de sus hijos, sus nietos y su vida.

Un ejemplo, realmente.

Besote!

nadasepierde dijo...

suena a palabra hecha, pero la edad termina siendo una circunstancia, lo que importa es las ganas de seguir aprendiendo, viviendo, buscando lo que hace bien, dando, compartiendo, con esa certeza de que no hay limites mas que el que se impone uno mismo.

un beso

Marga dijo...

Sí, he visto que están distintos. Mi abuela a los sesenta era una anciana y mi profesora de patín tiene 62 y no le cabe para nada el adjetivo "vieja", ella patina y está muy bien.

Un beso.

Yoni Bigud dijo...

La presente época derriba todos los parámetros existentes. Lo que antes era, hoy no es. Y viceversa. Supongo que cada edad tiene lo suyo para explorar. Y mucho más con esta nueva realidad.

Me pondría a reflexionar un poco más, pero lo cierto es que yo no voy a llegar tan lejos.

Un saludo.

Palabras como nubes dijo...

Muy buen ensayo, gracias por compartirlo!
Y sí, la gente de 60 de ahora no son nuestros "abuelitos", y lo bien que hacen!! "YO. S.A." ajajaja, me encantó eso!

Abrazo, buen finde
Jeve.

Barracuda dijo...

La verdad que fabuloso, muy real y alentador. Es verdad que hoy por hoy la calidad de vida es otra.

Mi maestra de Pilates tiene 72 años, está impecable fisicamente y mentalmente. Ojalá todos podamos ser como ella.

Gracias por compartirlo.

Montse dijo...

Un fuerte aplauso!!!, comparto todo lo escrito. La personas de mas de 50 estamos mas vivas que nunca, al menos asi me siento yo, y por suerte espero estarlo mucho tiempo. Se puede ser joven y viejo a la vez , y se puede tener una edad madura y sentirse joven, todo depende de la persona y su caracter.Besitos.

Epístola Gutierrez dijo...

Hoy en día una persona de 60 es muy joven. Y todo tiene que ver con la actitud, con los proyectos, con las ganas.
Yo espero llegar joven a los 60, a los 70, y también a los 80!!
Besitos.

ElFlaco dijo...

Es un buen texto para tener en cuenta a los 60 a los 50, 40, 30 y por que no 70 y 80 todo depende de nosotros el numero no está escrito.
Cariños

deMónicamente dijo...

cuánta verdad tiene tu post.
el mundo sufrió cambiós y las sociedades se aggionaron a ellos.
desde los peques que no son los que fuimos nosotras, hasta los adultos...todos modificaron el estilo de vida.
antes, a los 60, eran ancianos, afortunadamente, ya noooooo!!

celebro el espítu de los...ADULTOS PLENOS?? los defino así, puedo??
kisses bonita.

SOYPKS dijo...

Buenas noches querida Cris, vine a desearte un bonito fin de semana.
**********
Soy un alma desnuda en estos versos,
Alma desnuda que angustiada y sola
Va dejando sus pétalos dispersos.

Alma que puede ser una amapola,
Que puede ser un lirio, una violeta,
Un peñasco, una selva y una ola.
(¯`v´¯)
`•.¸.•´
¸.•´¸.•´¨) ¸.•*¨)
(¸.•´ (¸.•´ .•´¸¸.•´¯`•->♥SOYPKS♥

tia elsa dijo...

Si es muy interesante, mirá que casualidad lo acabó de leer en otro blog y allí comenté que tengo una compañera que va a cumplir 60 años, pero no los aparenta para nada, el cutis sin arrugas, el cuerpo delgado, derecha, viaja a Europa, proyecta, es el vivo ejermplo de esta generación. Besos tía Elsa.

Virginia Prieto dijo...

la edad siempre termina siendo una circunstancia cris, bueno, por lo menos eso creo.
me encantó el escrito
es así, tienen otra onda

beso enorme

lady baires dijo...

veo las fotos familiares de mis abuelas, y eran unas viejitas.

Y hoy quienes están en los 60están en la flor de la edad.

A las mujeres se las ve bien, saludables, y seguras de sí mismas.

Esperemos llegar así, Cris.

besos

Lola dijo...

Mis padres ya van por los 70 (mi papá 80 el año que viene si Dios quiere) y les pasa parecido, incluso se siguen indgnando cuando llaman "anciano" en las noticias a personas de su edad.
Las mujeres de esa generación (y un poco más chicas también) creo que fueron un ejemplo... hoy en día lo que veo es muchas chicas de mi edad (yo tengo 34) que se parecen más a sus abuelas, que hacían el magisterio, laburaban un par de años hasta que se casaban o nacía su primer hijo... no sé, pero de repente me veo rodeada de chicas que están dejando sus carreras como se hacía antes... qué se yo, por ahí tienen razón, porque el precio que se paga intentando hacer todo es muy alto.
También pienso que esa edad viene a ser casi como el "fin de semana" de la vida: ya tenés casi resuelto el tema economico, trabajo, etc, y todavía estás con pilas para disfrutar... para muchos no sé si no está siendo la mejor edad... incluso de ven muchísimas abuelas de esa edad disfrutando más a sus nietos de lo que disfrutaron a sus hijos!
Ojalá me llegue a los 60, porque por ahora se ve que es todo laburo y poca recompensa.

Besos!

Fabiana dijo...

Me pareció genial como reflexión. Y es cierto, hoy los "jóvenes" de 60 tienen inquietudes y siguen manteniendo una actitud digna de envidia.

No lo hubiésemos soñado hace 50 años.
Pero, por suerte, los tiempos cambian y hoy se puede disfrutar más y mejor de una edad madura con dejos de juventud.

Cris: En mi casa tengo premio para vos. Te espero.

Besotes.

mmhr dijo...

Aún me faltan cinco, pero comprendo perfectamente el post. Hace una buena reflexión, una de mis abuelas, que fue una mujer muy brava, tenía 65 cuando yo nací y siempre la ví muy anciana; la otra falleció antes de llegar a esa edad. Yo que soy abuela desde hace cinco meses, estoy mucho más joven que mi madre cuando la hice yo abuela y que sólo tenía 50. Está claro que los cambios ocurridos desde la segunda mitad del XX en la mejora de la calidad de vida se notan en nosotros y pedimos un espacio. Estamos llenos de vitalidad y hoy cuando llega la jubilación a los 60 ó 65 ya somos parte de la llamada tercera edad, concepto que ha quedado sin su sentido original y apareciendo la llamada cuarta edad para los que tienen más de ochenta.
Hay que mantener esa vitalidad y ser lo más felices que podamos.
Besos

Brujis dijo...

Hola querida cris, yo de mas que me mandes del feng shui, necesito para la oficina para el auto, para las finanzas y me hogar..a y para mi hijo para que termine bien su universidad....yo mientras mas material tenga al respecto mejor un besote amiga mi mail es brujis66@gmail.com

besotes y que tengas buenas noches

Antony Sampayo dijo...

Hola, Cris, Interesante tu blogs.
Bueno, a cualquier edad debemos vivir la vida plena, sin trabas. Hay personas de sesenta años que se ven y se sienten bien. Espero que cuando llegue allá, sentirme como tu compañero, lleno de vitalidad( tengo 43).
Besos.

Madame Milagros dijo...

HOla Cris, primera vez en tu blog. Me gusto mucho el contenido, pasaré más seguido. Respecto al post, me encanto la frase "la borrachera del poder que le dio el feminismo"... no lo había visto de esa manera, mejor descrita... aún muchas siguen sumergidas en eso, y nos hacen ver a la mujer como una feminista en potencia...
Mi madre tiene 55 años, va por ahí, y mira que le costo algo aprender el manejo de la compu, pero ahora se desempeña bastante bien con ella... Les toco vivir muchos cambios, y llevar con responsabilidad sus actos para no ser una generación x llena de errores... se aplaude eso.

Besos y abrazos Cris, nos estamos leyendo. Gracias por pasar por mi blog, serás bienvenida siempre. Ya te sigo.

Mundo Animal. dijo...

BUENAS TARDES AMIGA CRISSSS
LAS VIVENCIAS DE LA VIDA, LAS COSAS BUENAS HAYN QUE COMPARTIRLAS SIEMPRE.
UN BESOOOOOOOOOOO
CHRISSSSSSSS

Abuela Ciber dijo...

Menos mal que vine a visitarte!!!!

Lo tenia para editar el lunes ja ja!!!

Esta buenisimo, a mi me lo envio mi hermano.

Cariños y buen fin de semana!!!!!

Abuela Ciber dijo...

Te deseo que esta semana:
Que pases buenos día y alegres la vida. •
Sonrié, sueña, vive y se feliz.
Tú vida es lo más importante.
Cariños

Lolita y El Profesor dijo...

¿Por qué será que me identifico tanto con ese texto, eh?
¿Sabe? A veces me sucede algo extraño: me miro al espejo y a veces no reconozco a ese hombre canoso que me mira, quizás porque adentro sigo manteniendo al niño que fui... algo así (y le juro que no es esquizofrenia).

El Profesor